El túnel urbano más largo del mundo

Hoy abre al tráfico el último de los túneles de la faraónica obra de la M30. El túnel Sur del ByPass Sur de 4,2 km que, unido a la M30 y a la conexión con la Avda. de Portugal, suman un total de 12 km bajo tierra. Se convierte de esta forma en el túnel urbano más largo del Mundo.
 
 
 
 
 
El presupuesto inicial de 410 millones de euros se ha elevado hasta los 622 millones. Este aumento del presupuesto se verá rápidamente amortizado y sufragado por las denuncias a los infractores que superen la velocidad máxima de 70 km/h y de 50 km/h en los tramos en curva. Para ello el Ayuntamiento, según Pedro Calvo (Concejal de Seguridad), asegura haber instalado 14 radares fijos, de los que se dará la ubicación exacta, una vez que se encuentren operativos.
 
Aunque el Alcalde asegura que las obras ya están terminadas la sensación de encontrarnos ante una vía en obras es constante. Faltan accesos y salidas por abrir; aun hay tramos cortados por balizas; los accesos a las salidas de emergencia están por acabar, una inquietante nube de humo flota en la salida de la carretera de Extremadura (N-V).
 
Este es el precio que tenemos que pagar los madrileños por las prisas de un Alcalde por cumplir un compromiso claramente desproporcionado.

Mención aparte merecen las inundaciones que ya han colapsado la ciudad en varias ocasiones. El mismo día de su inauguración se inundó por un aguacero el acceso a la Avda. de Portugal desde Plaza de España. Hace un par de semanas un colector de las obras, (y no unas tuberías del Canal como quiso hacernos ver el Alcalde), provocaron una catarata que nos atrapó (yo estuve allí)durante horas a miles de conductores. Otra tormenta casi provoca el primer muerto por "ahogamiento" en el túnel Norte del ByPass Sur.

Desgraciadamente ya ha habido otros muertos. Varios trabajadores han fallecido víctimas de accidentes laborales en la M30. La siniestralidad laboral ha superado con creces las previsiones. Se han ocultado accidentes laborales. Nuevamente las prisas, la subcontratación, la falta de previsión y de supervisión han estado detrás de estas muertes.
 
Ha habido más muertos. Muertos con una edad media de 40 años, los cientos de árboles que poblaban la Avda. de Portugal y muchos miles más a lo largo de todo el Manzanares. Ahora se pretende convencernos de que las repoblaciones en la Casa de Campo son suficientes para compensar esa pérdida.
 
Hoy, medio millón de madrileños que utilizan a diario la M30, estarán un poquito más cerca del infierno, enterrados en los túneles.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s